Juan Iglesias inicio | contacta
 
  Biografía  
  Iglesias profesor  
  Pensamiento  
  Obra Jurídica  
  Recensiones a la obra jurídica  
  Discursos  
  Obra literaria  
  Crítica a la obra literaria  
  Reconocimientos  
  Hemeroteca  

 

Inicio > Pensamiento
 
Pensamiento
 
Miniaturas histórico-jurídicas. Bajo la rúbrica de Miniaturas histórico-jurídicas, Iglesias da acogida a una serie de pensamientos, relativos al Derecho, la justicia, la ley, la política, así como otros acerca de la Historia de Roma y del Derecho romano, que encuentran medido y reposado asiento en las páginas de esta segunda edición, que aparece a los pocos meses de su fallecimiento. Fijando su mirada en el ayer y en el hoy, y sin "pretender una consecuencia doctrinal", estas Miniaturas bien pueden ser aleccionadoras para quienes se tengan cercanos al Ars iuris. (Nota a la 2ª edic. Juan Iglesias-Redondo)
 

Selección de pensamientos contenidos en la citada obra:

 
 
Derecho
 
  • Si el Derecho se refiere al hombre, es menester conocer al hombre entero, situándolo en la plenitud de su medio. El hombre fragmentado -el hombre de los economistas, el hombre de los médicos, el hombre de los sociólogos-no es el hombre, el ser absolutamente real y por esencia uno.
  • Pura monstruosidad es un Derecho abstracto, dirigido a hombres también abstractos. Desdibujados quedan el Derecho, el hombre y su vida en las hinchadas y coloristas formulaciones de laboratorio.
  • Yerra quien pretende que el Derecho empieza y acaba en la letra de la ley. Porque manera de terrorismo es el apego al texto legal, sin aprecio de su color y sabor, de su ajuste o disconformidad con un Derecho superior.
  • Los políticos y los juristas -y bueno sería que entre ellos mediara una cierta y seria comunicación- debieran llevar bajo el brazo un vademécum de soluciones a problemas vitales. Bueno sería que unos y otros, concertados, aplicaran su instrumental a las necesidades y fines de la vida.
 
subir
 
Justicia
 
  • Sólo por caminos de dificultad puede cumplirse esto que ahora es sueño. En una sociedad tarada por mil males y, sobre todo, por el máximo de la falta de moralidad, no cabe más que la batalla heroica. Una batalla recia y sorda, segura y constante, librada por hombres que profesan la justicia con personalidad auténtica.
  • La justicia que tanto importa a la dignidad de la persona humana, no puede medirse con instrumentos de precisión mecánica o técnica. La justicia no es "cosa". Guarda directa referencia a la interioridad de lo mejor de cada hombre, que es su propio "yo".
 
subir
 

Ley

 
  • El hombre no vive, pues que con-vive. Malo es, sin embargo, que las leyes no hagan bueno su encuentro en el medio social. Malo es que no alivien tal encuentro cuando chocan frontalmente la persona, con toda su carga de dignidad humana, y la sociedad, con todo lo que tiene de agregado necesario.
  • El hombre, acorralado por el ambiente, va perdiendo fe en el Derecho superior, esperando todo -bienestar, seguridad, felicidad y hasta diversión- de la ley nueva de cada día, a la que embadurna, tantas veces, el politicismo, que es decir, "una política sin ética".
 
subir
 
Política
 
  • En cualquiera manera de Estado nada debe atentar contra la dignidad humana, contra la que es propia de cada hombre, contra la que reniega de un sinfín de esclavitudes.
  • Ninguna nación puede ser hoy "zona acotada", porque tantas y tantas cosas traen a comunicación los pueblos todos, y la puesta en juego de los solos "intereses nacionales" perjudicará, en último extremo, a sus propios defensores.
  • El politicismo arrincona a la Política, con mayúscula, es decir, a ese "arte de hacer una nación, un pueblo", según la expresión unamuniana. El politicismo envilece cuanto toca. Por lo pronto, el lenguaje, como lo prueba el endiablado jugueteo al que ha sido sometida la palabra "democracia".
 
subir
 
Libertad
 
  • La libertad es puro nombre, del que se hace bandera para cometer los mayores atropellos. El pobre es libre, pero para des-vivir en miseria. El rico es libre, pero para amasar grandes riquezas, en fomento y perjuicio de la masa, de una masa que no convive, que no vive en sociedad, y cuya prevalencia en el medio social, cuando es ajena al honor, favorece la corrupción tiránica del gobierno.
  • La libertad tiene su raíz y razón en la mismísima persona humana. Su sanción o reconocimiento por parte de la sociedad política es todo menos pura concesión gratuita.
 
subir
 
Historia e investigación histórica
 
  • La historia nos habla, a cada paso, de hambrunas millonarias. La grave y general carencia de sustento económico mueve a toda suerte de discordias y revueltas. Mas, la falta del otro pan, del pan cultural, del que es alimento del alma, no menos es causa de desacuerdos que abocan a tropelías y desgracias.
  • La historia es un enjambre de hechos. Descubrir el enlace existente incluso entre los que aparecen como más distintos y chocantes, lleva a descubrir la causa una, larga, general y secreta de la trama misma que es la historia.
  • La carrera de la historia nos habla de innumerables tanteos, probaturas o ensayos a propósito de un solo y mismo argumento: el del drama del ser humano en su lucha por hallar refugio contra la noche y el invierno.
  • Historiar una época sin descubrir el poso que en ella dejó el pasado, contribuye a no poner en claro la totalidad de su imagen.
 
subir
 
Historia de Roma
 
  • Es cosa, sí, de exaltar la obra civilizadora de Roma. Roma evita que todo un mundo sea víctima de la disgregación moral y política. Brinda una organización político-administrativa y mete en cauce civilizador a las poblaciones de la Europa central y meridional que todavía vivían en estado de tribus migratorias o en perpetua guerra entre sí.
  • Lejos de mí la idea de que la Romanidad llegó a ser albergue constante de maravillas. Pero pugno, en todo caso, contra quienes, azuzados hoy por sus idearios políticos, sólo reparan en ciertas escenas crudas o agrias del filme.
 
subir
 
Derecho romano
 
  • El Derecho romano se define por lo que tiene de más brillante, hondo y sostenido, y esto es por la "forma espiritual", por la luz briosa pronta que le da su ser, en respuesta a una manera de cultura pronunciadamente romana.
  • Roma es un pueblo en el que lo jurídico -no lo legal- rezuma doquiera. De ahí que, para acercarse a eso, a lo jurídico, sea menester sumergirse en la plenitud de la vida romana. El solo trato con los escasos textos, contados textos legales -y aun jurisprudenciales- conduce a captar una imagen chata y pobretona de la mejor formación jurídica que han conocido los tiempos.
  • Si de Derecho romano hablamos, conviene tener presente esta idea: la de que lo "nuevo" debe descansar en lo viejo, en lo experimentado y conocido. Cuando menos, un nuevo momento histórico no es absolutamente uniforme y desigual respecto del anterior.
 
subir
 
Investigación romanística
 
  • Debemos buscar el emparejamiento existente entre todas las instituciones, sin excluir las más dispares. Importa saber si, como creemos, unas y otras responden a las necesidades y exigencias reclamadas por la vida social (.) Si hacemos un examen aislado de las instituciones, preocupándonos tan sólo de averiguar lo que hay en cada una de particularismo o de detalle, de mera técnica, de dogmatismo frío y rígido, no llegaremos a conocer el alma que late en el entero sistema.
  • El que se inicie en la investigación debe entender que no todo es ciencia llevada a término, fruto definitivo, sagrado e intocable, de la "vetustocracia". Cierto que el saber científico es obra de laboreo espaciado y afanoso, que asiste de autoridad a los hombres cargados de años, pero nada asegura la infalibilidad de éstos.
  • Preste atención el novicio a cuanto dicen o escriben los hombres consagrados, mas sin olvidar que es mucho lo que queda por descubrir y que, a veces, y como diría Arangio-Ruiz, es menester ejercitar el ars ignorandi.
 
subir
 
 
 
   
     
 
© 2004 Herederos de Juan Iglesias Santos
 
 

inicio | contacta | aviso legal
biografía | Iglesias profesor | pensamiento | obra jurídica | recensiones a la obra jurídica
discursos | obra literaria | crítica a la obra literaria | reconocimientos | hemeroteca